La insoportable levedad del ser



En relación a la Novela de Milan Kundera
Fuente: http://www.boulesis.com/boule/la-insoportable-levedad-del-ser/

El ser es insoportablemente leve, ligero. Al menos nuestro ser, nuestro estar, nuestro vivir (que ser, estar y vivir no es exactamente lo mismo, pero dejemos eso a un lado). La novela de Milan Kundera nos presenta una serie de personajes que oscilan entre la levedad, la indecisión, la angustia de la elección y una vida ya planificada, cerrada, en la que el cosquilleo de la vida y el espejismo de la novedad están ahogados por el eterno retorno de la cotidianidad. Así es también el amor: un proceso que se repite incesantemente y que pasa de un modo más o menos exacto por etapas que nosotros creemos únicas, exclusivas, personales, irrepetibles: ilusión, ensoñación, repetición, rutina, aburrimiento, celos, inseguridad, apasionamiento, locura, distanciamiento. Todo ello salpicado de idealización, desengaño, odio y contradicción: anhelamos lo que no tenemos, aunque seamos responsables de su pérdida. El amor que a fin de cuentas resulta tan angustioso (y a veces absurdo) como la vida misma. Lo que creemos fuerte, sólido, pesado es insorportablemente leve.

La ligereza de nuestro ser queda más marcada aún por nuestra historicidad: vivir en ciertas épocas y en ciertos lugares es sinónimo de la volatilidad de nuestra vida, de su escaso valor ante un poder (político, religioso o social, igual da) que maneja a su antojo los hilos de nuestras vidas, sin pararse a comprender, a conocer o a analizar. De igual quén seas o lo que hayas hecho: las grandes revoluciones o los cambios políticos hacen que sea pesado lo ligero, que lo leve se apelmace. Las víctimas y los vérdugos son una parte más de esa eterna rueda que llamamos historia, en la que el poder juega tanto con sus dueños como con los gobernados. La insoportable levedad del ser recogen la historia de los que jamás pasarán a la misma, de los que en cierto modo son víctimas de la historia y han de acomodar sus vidas a los dictados de sucesos cuyos motivos fundamentales resultan ajenos.

Cuando desde esta página se lanzó la propuesta de elaborar una lista de libros de contenido filosófico, el título que nos ocupa me vino inmediatamente a la cabeza. No soy experto en literatura, pero es difícil encontrar una novela en la que se encarnen las ideas con una viveza tan diáfana, con una rotundidad innegable: hay mucho de existencialismo en la novela, pero también de vitalismo, con el trasfondo de Nietzsche que intermitentemente va dejando su poso a lo largo del libro. Las ideas se hacen personajes en la novela, que nos puede servir para adentrarnos en otras profundidades filosóficas. Si alguien quiere saber lo que somos, de qué estamos hechos y en qué consiste eso que llamamos “ser humano” puede avalanzarse sobre la novela de Kundera, donde los sentimientos y las situaciones contribuyen a pintar un excelente retrato de nuestra condición, de esa oscilación permanente en la que vivimos entre la levedad y el peso.


LA PELÍCULA
Fuente: http://es.movies.yahoo.com/l/la-insoportable-levedad-del-ser/index-19944.html

La insoportable levedad del ser (The Unbearable Lightness of Being)
Reparto Jan Nemec, Christine Potter, Tomek Bork, Gerard Moulevrier, Juliette Binoche, Helenka Vernier, Niven Busch, Leon Lissek, Monica Constandache, Pascale Kalensky
Director Philip Kaufman
Duración02:36:00
Estreno viernes 1 enero 1988
GéneroDrama

Sinopsis

Largometraje basado en la novela homónima de Milan Kundera. Dejad que otros en la Praga de 1965 se irriten con temas como la libertad y la búsqueda de la felicidad. En Praga, Tomas el mujeriego y consumado cirujano, está empeñado en la búsqueda de la felicidad. Está decidido a vivir con una levedad de ser inalterada por temas como compromiso y consumismo. La búsqueda de sexo por un joven doctor y su tropiezo con el amor forman parte de este guión de la novela del legendario Milan Kundera, producida por Saul Zaentz (El Paciente Inglés, Amadeus) y dirigida por Philip Kaufman (Elegidos para la Gloria, Henry & June, El diario íntimo de Anais Nin). Daniel Day-Lewis indeleble en el centro del mundo de Tomas. Es un mundo inestable de esperanza cambiante, destrozada y renovada, de vidas arruinadas por la opresión y revitalizadas por un profundo y maduro amor.
PlanetaMexico: buscador de México

El mundo es un archipiélago y lo único realmente globalizado es la proliferación de lo heterogéneo”

(Subcomandante Marcos)